Inicio Perfil de Gerente Ingrid Pellín

Ingrid Pellín

630
0
Compartir

Perfume de mujer

No se trata de la película protagonizada por Al Pacino, sino de una dama que se ha destacado en el maketing de fragancias de prestigio en nuestro país, al impulsar firmas como: Carolina Herrera, Valentino, Pacco Rabanne y Tous, entre otras.

“Para mí la clave del éxito está en la perseverancia, pasión, creatividad, planificación y contar buenos equipos de trabajo. Sin importar el orden, pero deben estar todos los aspectos. Nací y crecí en Caracas; estudié bajo la influencia del padre Jesús María Vela la primaria y en secundaria realicé una ruta por 5 liceos distintos en Guatire, ciudad a la que nos mudamos en mi adolescencia, donde obviamente no me adapté.

A nivel universitario inicialmente estudié Relaciones Industriales, porque para la época lo que me gustaba, que era Publicidad y Mercadeo, no se ofrecía de noche, así que tomé esta carrera que me ha servido mucho en el campo en el cual me desenvuelvo. Luego cursé una licenciatura en Administración, mención Mercadeo. Asimismo he realizado diplomados, cursos, talleres en diferentes áreas afines, porque manejo muchos sectores de la empresa. Un día un diseñador /fotógrafo me dijo que algo no se podía realizar porque el formato con el cual fue tomado pesaba muchísimo, o que si la luz, así que en 15 días estudié fotografía básica, para entender el lenguaje de mi equipo. Y así con diferentes temas. En la actualidad estoy presentando para ingresar en un posgrado en Gerencia Administrativa.

Mi primer empleo serio fue en Consorcio Promoting; llegué a ocupar el cargo de ejecutiva de cuentas senior y manejé marcas como Polar canal frío, P&G, Nestlé de Venezuela, Grupo Vargas, entre otras. Seguidamente entré a Perfumes Franceses, allí escalé hasta la Gerencia de Mercadeo y Ventas.

A Macosarto llego por un jefe que tenía en otra corporación de la misma industria de cosmético, recuerdo que me dijo: ‘tienes un gran potencial, ve a esta dirección’ y me dio una tarjeta. Mis pinitos en la compañía fueron en ventas directas, una modalidad muy de campo y administrativa de comercialización dentro de grandes perfumerías. Luego se abrió una vacante en Mercadeo y me dieron la oportunidad de trabajar con el brand manager de Carolina Herrera de aquel momento, Eduardo Furtado, nunca lo olvidaré, un gran maestro. Posteriormente fueron asignándome marcas y a medida que las desarrollaba, iba escalando posiciones dentro de la organización, es decir me adjudicaban firmas de mayor envergadura. Hoy soy la directora de Marketing Comercial y trabajo con casas como: Hermès, Valentino; Burberry, Chloe, Carolina Herrera, Salvatore Ferragamo, Tous, Nina Ricci, Paco Rabanne, Jean Paul G., Roberto Cavalli, Agatha Ruiz de la Prada y muchas más”.

Cara a cara

¿Cómo describiría el mundo de las fragancias de prestigio?

Es mágico, hermoso, aspiracional, embriagador y muy demandante.

¿Cuál ha sido su mayor éxito profesional?

Lograr equilibrar mi vida tanto profesional como personal. Y evidentemente el desarrollo junto a la Dirección Creativa del Departamento de I+D en Macosarto.

Si usted fuese un perfume, ¿cuál sería?

Sin duda Iris de Prada EDP.

¿Qué es lo que más le atrae de su labor?

Amo mi día a día, la pasión por nuestras marcas, la variedad de conceptos. Nunca te aburres, siempre hay algo por hacer, por crear. Actualmente la diversidad de las áreas que manejo me permite tener una visión macro de la operación y es completamente cautivante.

¿Cómo ven a Venezuela internacionalmente en el mercado de las fragancias de prestigio?

Venezuela es un mercado con gran potencial en el sector cosmético. Cuantitativamente tenemos un peso importante en la región, como consumidores estamos en el grupo de mayor uso de fragancias, maquillaje y tratamiento. Cualitativamente siempre somos ejemplos positivos en ejecuciones, porque la creatividad es mucha y la respuesta del consumidor no se hace esperar.

¿Qué es lo más difícil de estar en sus zapatos?

Cumplir la planificación diaria, permitiendo que todo el equipo se sienta incluido, atendido y escuchado activamente.

Según su criterio, ¿qué le hace falta a nuestro país en el sector donde se desenvuelve?

Transmitir verdaderamente una experiencia de compra única al consumidor. Apertura de importaciones para ir en línea a los lanzamientos globales.

¿Su casa de fragancias favorita?

Todas. Un pequeño punto es que mi sangre es Roja CH.

¿Algo que no soporta?

La mentira, la mediocridad, la negatividad.

¿A qué le teme?

Al impulso de pretender que todos marchen a mi ritmo y a las cucarachas. No puedo con eso…

¿Su primer amor?

José Luis Perales; soñaba que me cantaba esos poemas a mí.

¿El mejor pecado del mundo?

El cacao al 75% puro y el Malbet.

¿Un lugar de Venezuela?

Los Roques.

¿Y uno del mundo?

La Riviera Francesa, es increíble.

¿Qué marcas le acompañan en el día a día?

Iris de Prada; Hermès, Carolina Herrera CH, Carolina Herrera 212. La Complicité de Olle Pour Homme. Me gusta usar algunas fragancias masculinas.

¿El plato típico que más le gusta?

Todos, polvorosa de pollo, pabellón, hallacas, en realidad soy de buen comer, los disfruto.

¿Un amanecer?

Hace un año llevé a mis dos hijas al Ávila y nos quedamos. Por primera vez se levantaron a las 4 am a esperar que asomara el sol y les permitiera ver el mar. Ese día fue fantástico.

¿Tacones o zapatillas?

Tacones.

¿Un lugar por conocer?

Me encantaría ir a la India y Alaska.

¿Un actor de cine?

George Clooney.

¿Una canción?

All of me, de John Legend.

¿Red social favorita?

Instagram, me encanta porque logras expresarte gráficamente, luego desarrollar los temas y consigues engagement. Es genial porque puedes servir de inspiración a gente que no conoces, así como aprender de otros tantos.

¿Su misión personal?

Disfrutar de la simplicidad de la vida.

¿Qué representan sus hijas para usted?

Mis mejores proyectos llevados a cabo y hasta ahora, si Dios lo permite, así seguirá siendo cada vez que logro verlas reír.

¿Su mayor deseo?

Una Venezuela próspera y segura.

¿Cómo sabe que va por el camino correcto?

Porque veo a mi alrededor y me topo con ojos que brillan, porque cuando sonrío puedo hacerlo desde el centro de mi ser. Cuando estás en ese momento de tu vida que dices: ‘todo que ganar y nada que perder’. Esto es lo que yo quería, lo logré. Cuando finaliza el día lo respiro, lo siento en la piel, en mi corazón y lo leo en las cifras.