Inicio Perfil de Gerente Juan Csernath

Juan Csernath

733
0
Compartir

Con la arepa bajo el brazo

 Publicista de profesión; artista por pasión, de nacimiento y en las venas por parte del padre. Le da al nombre de Venezuela y a la diáspora criolla un sabor tradicional que conecta a toda su gente sin importar los kilómetros o continentes que los separen. Ahora en Miami con una exposición de su trabajo.

 Por Daniela Buceta Pepe

Fotos: cortesía Carlos Mayz

 Cuando le preguntamos si el arte era su medio de vida respondió que es “un gran medio para escapar de la vida. Es catarsis multicolor”. Juan Csernath es un profesional del área publicitaria que escapa de lo cotidiano a través de sus expresiones artísticas. Su obra más reciente es “La Arepa en el Exilio”, que estuvo expuesta el 25 de octubre de este año en la sala de exposiciones Tedge Mindful Coworking, en Miami Fl. La muestra está compuesta por una serie de ilustraciones que tienen como centro la diáspora venezolana y revive al país a través de los recuerdos sensoriales del espectador. “Surgió de una conversación entre una gran amiga, mi esposa y yo. Es un concepto que aborda la inmigración; la salida del país como una solución; afrontarla y lo más duro, aceptarla. Esta es la parte que corroe a muchas almas y las debilita. No es fácil ser inmigrante cuando nunca te planteaste en la vida que en tu destino, en tu camino estaba pautado, y oculto, dejar tu tierra y tu familia. Hay un libro de la escritora mexicana Laura Esquivel -Íntimas Suculencias-, que aborda el tema del vínculo familiar con la cocina, que también es conectarse con la tierra, con el sabor de lo tuyo. Las memorias sensoriales son muy fuertes en los seres humanos. Un aroma te transporta muy rápido a un lugar y un momento. De eso se trata la arepa, no es un simple alimento, es una conexión con el lugar al que perteneces y te la llevas contigo para adaptarlo al nuevo mundo que te toca vivir. Eso ayuda poco a poco a aceptar la diáspora a través del paladar, pues en el sabor siguen tus tradiciones y tus recuerdos, entonces sobrevives gracias a ello para poder continuar adelante”, explicó el artista.

¿Cómo se define?

Su respuesta a esta pregunta es muy enfática. Aclara que no está atado a ningún concepto, estilo o corriente. “Soy abierto en ese sentido: sin etiquetas, sin catálogo, ni posturas, sin esperar que a alguien le guste en un principio. Considero que no poseo un estilo definido, no creo en eso, no me gusta. Un artista, de la rama que sea, que esté obligado a producir un ‘hit’ para la masa se quema por dentro. Para mí la obra realizada es algo que le gusta a uno mismo y no para complacer a otros. Es mi forma de alimentar el alma. Charles Bukowski en uno de sus tantos y afilados poemas, y este en particular: ‘So you want to be a writer?’ decía algo así: ‘…si lo estás haciendo por dinero o fama, no lo hagas’… ‘si lo estás haciendo por llevar una mujer a la cama, no lo hagas’… ‘si primero tienes que leérselo a tu esposa o tu novia o novio o a tus padres o a alguien más, tú no estás listo”. El artista además nos adelantó que para el primer trimestre de 2019 tiene pensado presentar la continuación de su obra y otras piezas que se encuentran en proceso creativo.

Es un autodidacta de las artes, y desde niño estuvo rodeado de colegas en su propia casa: su padre es pintor, igual que su abuelo. Y las paredes de la sala estaban decoradas con cuadros de su autoría. “Desde pequeño siempre dibujé, así que ya lo llevaba en mis venas. Guardo un grato recuerdo del día cuando mi padre nos puso a sus cinco hijos a pintar en cambas. Yo ilustré una marina con un cielo muy oscuro”,  rememoró con añoranza.

Cuando no pinta: ¡crea!

Juan Csernath actualmente trabaja en el desarrollo de proyectos creativos, publicitarios, para concientizar el problema de los accidentes de tránsito en la ciudad de Miami, EEUU. “Acá los choques son terribles. Los conductores piensan que el tiempo se los come y avanzan en las avenidas, calles y autopistas como si estas fueran una pista de NASCAR. He sido testigo de accidentes espantosos – afirma el publicista. Este modesto esfuerzo lo comunico a través de la cuenta de Teriyaki Madness y próximamente lanzaré otra propuesta a través de la cuenta de IgoShoppingForYou. Se trata de una serie de cuatro ilustraciones que abordan el tema. También están en proceso ideas para Apps no solo con fines comerciales sino para mejorar la calidad de vida de las personas, la seguridad, etc. Así como el desarrollo de páginas Web. Y eso lo hago de la mano con una pequeña agencia”.

En Venezuela su casa fue: Ogilvy. Trabajó muchos años como creativo y junto a su equipo recibió varios premios y reconocimientos como los Premios ANDA, El Ojo de Iberoamérica, The New York Festivals. “Si hablamos de agencias diría que Ogilvy & Mather marcó una etapa muy importante en mi carrera. Allí tuve la oportunidad de desarrollarme como creativo, de compartir con personas talentosas como Juan Carlos Valero, Jesús González, Charly “Boy” González, Mabel Ruiz, Charles Rodríguez y Luis Carlos Aponte. Luego de Ogilvy surgió la sana ambición de entrar en agencias con posibilidades creativas de ganar premios, pero con el tiempo me di cuenta que mi agencia era Ogilvy. Antes de salir con ‘mi arepa debajo del brazo’, también pasé por Pulso, Sociedad de Ideas”, contó el creativo. Fue en esta etapa cuando conoció a Antonio Noguera: “Toñito”, a quien describe como una mente brillante, y sobre todo honesto, “un tipo recto como pocos”. Y con este influyente del medio, ahora amigo, colabora con campañas y licitaciones ad honorem, como una forma de mantener su vena creativa activa.

¡Piensa rápido!

¿Arepa o cachapa?

Arepa, sin duda.

¿Un libro?

Muchos, pero… ‘Alicia en el País de las Maravillas’, de Lewis Carroll. ‘De Repente en lo Profundo del bosque’, de Amos Oz. ‘Siempre Fragmentos’ del poeta Tadeusz Rozewicz. ‘La Columna de Hierro’ de Taylor Cadwell…, y muchos más.

¿Cómo disfruta su tiempo libre?

Le dedico mucho tiempo a mi hijo, yo he sido su juguete favorito. Por supuesto pinto y leo bastante.

¿Un cantante?

Si se trata de un cantante, de una voz: Freddy Mercury y Steve Perry. Una banda: Rush y Joy Division.

¿Un personaje?

Cristo.

¿A qué sabe Venezuela?

En este momento: nostalgia, dolor y traición.

¿A qué sabe EEUU?

A incertidumbre.

¿Qué es lo que más le gusta de este nuevo hogar?

La oportunidad.

¿A quién le dedicaría una obra?

A mi esposa, mi hijo. A mis padres.

¿Un eslogan?

Viviendo en la soledad de la compañía.

¿Un lugar inspirador?

El silencio susurrando entre los árboles.

¿Una técnica?

Ensayo y error.

¿Una manía?

Escribir en todas partes. Y ¡literalmente! en todas partes: servilletas, libros de notas, cuadernos o cuanto papelito consigo. Tengo más de 600 poemas y cuentos cortos desperdigados.

Compartir
Artículo anteriorPlus Super Market
Artículo siguienteCoca cola